A+ A-

Los halagos

Una hermosa mariposa se encontraba volando por el jardín más bello de la ciudad más bella del país más bello. Se posó al lado de dos enamorados, tan enamorados que no le hicieron caso. Continuó su vuelo en busca de que alguien prestara atención a su hermosura.
Decidió posarse en un lugar concurrido, confiada en que más de uno notaría su belleza. Pero todos estaban muy ocupados pensando en alguna otra cosa y nadie notó la existencia de la bella mariposa.
La hermosa mariposa se puso a llorar debajo de un árbol hasta que pasó un señor y le dijo: Ven conmigo hermosa mariposa… eres la más bella de todas. La mariposa estaba tan feliz de que alguien admirara su belleza que no lo pensó dos veces para irse con él.
Al llegar a su casa, el señor sacó dos tachuelas de su escritorio y la clavó en la pared… junto a cientos de hermosas mariposas más.

La mariposa – Alberto Cortez

Read Next: Cuando el dinero circula