A+ A-

Infideliwhat? [Quinta parte]

Una pregunta – interrumpe Laura -.

-Sarah: Yo también tengo una.
-Carlos: Ya casi llegamos a la mitad. Ahí hacen sus preguntas.
-Miguel: Mejor hacerlas al final.
-Gaby: Sí.
-Sarah: Está bien. Continúa Gaby.
-. El amante .-
Para simplificar el estudio de este personaje, digamos que hay dos tipos principales:
-Amantes fortuitos: La vida los unió por accidente o por inteligencia del infiel. No buscaban ser cuerno pero eso fue lo que apareció. Shit happens. 
Tienen más tendencia al drama que los mismos cornudos: “soy plato de segunda mesa”, piensan en su interior mientras el infiel termina de ponerse la ropa para regresar a su vida normal. Lo que suceda con el tiempo dependerá de la forma en que enfrenten las pérdidas: Unos dejarán ese lío desde que pase el aficie… otros intentarán romper la relación infiel-cornudo (error #48).
El problema de este grupo es básicamente la estrategia: Asfixian al infiel. Para vencer a su oponente (la pareja del infiel) son claros y directos en sus intenciones; muestran sus cartas de una vez,  matando el misterio que requiere la seducción.
-Amantes seductores: Sí, son amorales. Sí, son unos cueros… ¿y qué? Esto no es un concurso de popularidad.
Su filosofía, consciente o inconscientemente, se basa en una matemática muy simple: Con una persona soltera la competencia puede ser caótica, es decir, viene de cualquier sitio; en cuernos sólo hay que vencer a uno. 
La mayor parte del tiempo tienen más de una opción, desconcertando a sus presas con la técnica de seducción más clara del libro: Caliente-Frío. Esto hace que sus víctimas infieles luchen por convertirse en favorit@s… ahorrándoles energía, tiempo y convirtiendo al infiel en fiel a su causa por tiempo indefinido.
¿La kriptonita de un amante seductor? Infieles consumados. Saber que supera al cornudo lo hace sentir seleccionado, superior, único; un infiel consumado busca reemplazo sin pensarlo dos veces… le pega cuernos al cuerno… dejando al amante con la pregunta ¿cómo así? 
Es interesante que aún en la relación infiel-amante se repiten los mismos patrones infiel-pareja (discutir por las mismas pendejadas, entrar en rutina, etc). Ahí es donde el amante corre el riesgo de cometer el Error 1ª: Enamorarse del infiel. No por el cliché de que si se lo hizo al otro te lo puede hacer a ti, sino porque usted fue contratado para resolver X problema… no para ser todólogo. ¿Novi@? Eso tiene la casa y se ríe.
Hasta aquí tenemos que si el amante busca pareja estable y lo que tiene a mano es una persona infiel, el amante y el que se jodió van en la misma guagua. Por el contrario, si el amante también es infiel que se acomoden los demás porque el lío va para largo.
Ex novi@s
Aunque en principio dividimos a l@s amantes en dos grupos principales, l@s Exes no pueden quedar fuera de la película. En este caso no se trata de la novedad, de buscar nuevas experiencias, de que el iphone 4 es lo que está in… nada de eso… se trata de que hay ciertos vacíos que no se llenan fácilmente.
Podría verse como un fallo en las defensas del infiel o como un acierto en la seducción del amante. Al final del día, lo cierto es que será una piedra en el zapato del cornudo difícil de sacar.
¿Qué sucede si al amante fortuito no le gusta perder y continúa su viacrucis; si el amante seductor no se cansa de entrar y salir; si el/la ex no logra hacer el “quítate tú pa ponerme yo”? El próximo personaje tiene la última palabra. 

Siguiente: Sexta Parte

Read Next: Infideliwhat? [Introducción]