A+ A-

Poema IX

Mitología:  Penélope es la esposa de Ulises, uno de los héroes legendarios griegos en la Guerra de Troya. En la versión más extendida de este mito, ella espera durante veinte años el retorno de su marido, convirtiéndose así en un símbolo de la fidelidad conyugal hasta el día de hoy.
Mientras su esposo está fuera, Penélope es pretendida por múltiples hombres. Para mantener su castidad ante la ausencia de su marido, ésta idea un gran plan: Les dice a los pretendientes que aceptará la desaparición de su marido y escogerá a uno de ellos cuando termine de tejer un sudario en el que estaba trabajando. Mantiene este tejido en elaboración por mucho tiempo, deshaciendo por la noche lo que creó durante el día, y de esta forma engaña a los pretendientes hasta el regreso de su marido. Justo cuando Ulises llega a casa, Penélope termina la labor, Ulises mata a los pretendientes y permanece con ella.

Pero en Ugarit las reglas del juego son distintas.

Poema IX

No desteje ella una forjada labor en base a paciencia.
Mil puntos de cruz, señalando la miniatura, jamás
se deshacen, nunca indican el regreso eternamente.
En Ugarit ninguna mujer espera, estoy seguro, después
que sin necesidad te conviertes en guerrero fiel.
Aquí nadie aguanta, y Krizia Abascal no es excepción,
veinte años de ausencia. Quien se fue debe alimentarse
de más batallas, de sus redaños en lucha feroz.
No desbarata el mantel ni deshace ella la puntada.
Si esto es una prueba, no lo acepta su honradez ardiente.
Corrieron los hombres, a raudales, sobre una mesa
desnuda y ese lecho en estro, y como poeta y leopardo
hembra enamorados, se estremecen fervientes caudales,
siempre a su aire, sin soñar cicatrices de tu regreso.
Mañana sabrás que Krizia Abascal, fogoso amanecer,
desconoce permanecer intacta. Cuando un guerrero
concibe su ristre lleno de espadas, es tarde para la temeridad.
Antítesis de quién aguarda un amor tigre que sale
a matar, a tumbar esperanzas, a socavar murallas,
desafía ella, como debe ser, resultados ficticios que vienen,
y sucede en toda guerra, envueltos en primicia beligerante,
en ese informe igual que racimo por entregar.
Yo, Atahir, estandarte tuyo soy mientras todos te tildan.

Juan Monegro
Poema IX, Libro Segundo. Cantares de Atahir.
Imagen: Melissa Viñas.

[ Comentar ]

Read Next: Free will of a penny

  • Ufff. O sea, dejame repetirlo en caso de k no me leyeron bien la primera vez: UFFFFF. Se paso el posteador mas lejos k un homerun de Babe Ruth, Sammy Sosa(cuando era negro) y Mark Maguire juntos. Me super gusto la mini-historia antes del poema, buena forma de poner al lector al tanto de el background necesario para entender el poema. Le doy un 20 de 10 al post. 🙂

  • Este post me recuerda Penelope de J.M.Serrat "Pobre infeliz se paro tu reloj infantil una tarde plomiza de Abril cuando se fue tu amante." :'( **

  • Buen intro :), el poema es como sublime, profundo y, lo ultimo pero no menos importante, se puede ver como hay dos caras en cada historia solo hace falta que el autor decida como expresar y/o cual escoger ;). Really nice